El asociativismo entre los clubes de barrio y las cooperativas de trabajo como clave de la inclusión social

Les presentamos al Centro Deportivo y Recreativo Villa Argüello, ubicado en 5 y 126, Berisso, un espacio comunitario y social que lucha por los derechos de lxs pibxs y con el que la CNCT hace tiempo tiene un vínculo de organización, integración, inclusión y trabajo.

Juan Manuel Bruno, presidente del CDR Villa Argüello y entrenador de fútbol infantil mixto, nos cuenta que este espacio es mucho más que un club de futbol, “es un lugar de contención donde los pibes y las pibas practican deporte, hacen talleres, comen, se visten, hacen amigxs, de todo”.

#FunciónSocial Tiene como objetivo primordial luchar por brindar el acceso al deporte y a todos los derechos de lxs pibxs. “El club se planta en esa lucha por los derechos no solo en el trabajo cotidiano con les pibes sino en la calle peleando con otras organizaciones compañeras”, explica Juan Manuel.

#Historia El club fue recuperado y fundado por vecinos y vecinas del barrio organizados en asamblea. Como la historia de muchas cooperativas que nacen de la recuperación de fábricas o empresas sociales por los mismos trabajadorxs, este club nació en el año 1979, luego de que vecinxs organizadxs, alquilaron camiones y palas y transformaron las tierras de un basural en un club. En la década del 90, la ola privatizadora que tanto mal le hizo a nuestro país llegó a los barrios y “nuestro club tuvo una especie de gerenciamiento hasta que alrededor del 2000 que un grupo de vecinxs nos juntamos y empezamos a pelear por el espacio y logramos que vuelva a ser un club de barrio”.

#Futuro La proyección que tienen desde el club es de crecimiento continuo. Poder abarcar más actividades educativas y de inclusión para sumar a más pibxs, familias y vecinxs. “Siempre soñamos con seguir creciendo, que se puedan practicar otros deportes, que podamos tener un sum más lindo para la comunidad, donde puedan festejar cumpleaños de lxs chicxs, donde haya talleres funcionando todos los días; donde pueda haber un jardín maternal o una escuela, o un secundario, donde se puedan desarrollar proyectos culturales y sociales”.

#Redes con la #CNCT El vínculo comenzó hace muchos años con cooperativas textiles como La Maqueta que le hacían indumetaria deportiva. “Hemos hecho con la CNCT camisetas, pantalones, buzos, camperas de abrigo y nos ayudaban a ver cómo ir pagándolas a través de rifas, bonos contribución o el buffet. Siempre los compañerxs estuvieron aguantándonos”.

A su vez, desde lo más territorial, actualmente la cooperativa de Berisso “27 de Agosto” de la CNCT Región Capital se encarga del mantenimiento general del predio. “Para nosotrxs es muy importante porque nos libera un poco a los que estamos todos los días con lxs pibxs pensando en los entrenamientos y llevándole a jugar. Vamos a tener ese tiempo para abocarnos a las actividades que nos competen que son las tareas de cuidado y acompañamiento de los proyectos de vida de nuestrxs pibxs”.

Desde la CNCT estamos convenidxs que este tipo de colectivismo y asociativismo entre las cooperativas de trabajo y los clubes de barrio debe multiplicarse y replicarse en todos lados. Es lo que pregonamos y estamos decididxs en trabajar en ese sentido para generar más y mejor inclusión en lxs más pibxs de nuestra Patria.

Creemos que es una red clave para generar esa Comunidad Organizada que planteó Perón basada en una democracia participativa y edificada en torno a la acción de las organizaciones libres de pueblo. “Esta comunidad que persigue fines espirituales y materiales, que tiende a superarse, que anhela mejorar y ser más justa, más buena y más feliz, en la que el individuo pueda realizarse y realizarla simultáneamente”, JDP

¡Suscribite a nuestras novedades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.